Cuando dejamos la infancia y empezamos a pensar un poco más en lo que decimos y hacemos, inicia una lucha constante entre los sentimientos y la razón. Es difícil muchas veces decidir si se debe pensar con el corazón o sentir con la cabeza, si seguimos el impulso incontrolable cuando el corazón parece una batería… o si nos calmamos porque el cerebro analiza y dicta qué es lo mejor.

La duda es fabulosa, lleva al conocimiento, es un trampolín hacia la verdad; en esa lucha constante entre sentimientos y razón es que nace este diseño, porque al final no somos nada más seres racionales, sino que tenemos un alma que nos permite sentir. Creo que debe haber un equilibrio flexible entre ambos. Espero que nunca desaparezca ese debate, que nunca deje de escuchar al corazón… o a la cabeza. Vivir conscientemente los sentimientos, nos hace más humanos.

Disponible para impresiones de alta calidad en posters, o impresión de franelas, tazas, textiles varios. Para compras, consulta lo que desees por la planilla de contacto y ajusto el diseño al tamaño que requieras.

Comentarios

Comentario

Dejar una opinión