Papel prensa protesta

Sobre la escasez de papel prensa

Uno de los grandes factores que perjudicó la libertad de los medios impresos en Venezuela fue la escasez de papel prensa. Ya antes del año 2013 había discriminación en la compra de propaganda en los medios independientes o de editorial contraria al gobierno, persecución y censura; pero la situación actual de los periódicos flacos y la eliminación de diarios impresos vino dada, sobretodo, por la discriminación en la asignación de divisas para la importación del papel prensa y otros rubros necesarios para el funcionamiento de las rotativas.

Este artículo lo escribí en el año 2014, mientras trabajaba en la ONG Espacio Público (mi Alma Mater en DDHH), donde trabajaba en ese momento. La información que contiene fue expuesta por representantes de esta organización en el 150° Período de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en exposición sobre la situación del derecho a la libertad de expresión e información en Venezuela.

En este artículo se exponen las razones por las cuales los periódicos no tienen libre acceso al papel prensa, por qué esto implica una restricción del derecho a la libertad de expresión, algunos medios que sufrieron los embates de la restricción y una breve cronología con los diarios que dejaron de circular por no tener la materia prima. La investigación para la cronología fue hecha en conjunto con Hárold Álvarez y Yesenia Freites, bajo mi dirección.

Sin papel no hay prensa

Andrea Garrido Villareal

Desde el año 2003 en Venezuela se aplica un régimen de control cambiario gestionado por diversos organismos del Estado, a través del cual se ha administrado la adquisición de moneda extranjera. Personas naturales y jurídicas se han visto afectadas por esta medida, incluyendo los medios de comunicación social que necesitan importar insumos, repuestos y equipos que no se producen en el territorio nacional.

Desde el año 2012 más de 5.800 rubros fueron calificados como “no prioritarios” para la importación, entre ellos el papel periódico[1], lo que implica que la compra en el exterior debía hacerse a una tasa de cambio mayor a la preferencial, después de la tramitación de un Certificado de No Producción Nacional (CNPN) o producción insuficiente.

Desde agosto del 2013 diversos periódicos denunciaron problemas para la adquisición de papel prensa en el exterior pues el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio (Milco), se retrasó en la entrega del CNPC. Este documento permite solicitar a la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi)[2], el permiso de importación para iniciar el trámite de compra de dólares y, finalmente, obtener la moneda extranjera a través de este organismo para cancelar el papel al proveedor fuera de Venezuela y concretar el envío.

Por otra parte el volumen del papel que necesitan los diarios pequeños es mucho menor al que requieren los diarios de circulación en todo el país, por lo que compran la materia prima a importadores nacionales, quienes también se han visto afectados por la medida.

Dagoberto Romer, presidente de Dipalca[3], declaró a la Nueva Prensa de Oriente: “Antes importábamos diez mil toneladas y para agosto de este año llevamos solo dos mil, 20% de nuestras importaciones normales. En marzo se venció nuestro certificado de no producción, tramitamos la solicitud 30 días antes (en febrero), y tres meses después la negaron. Introdujimos un recurso de revisión y tres meses después no nos han dado respuesta”.

La tramitación del CNPN puede durar hasta cuatro meses, constituye el primer requisito obligatorio para la importación de bienes no prioritarios para el Estado como papel prensa, planchas de impresión, tintas y otros insumos; sin embargo, después de un año y siete meses de implementada la medida, a muchos diarios no les fue posible terminar el proceso de adquisición de divisas; ejemplo de ello es el diario regional El Impulso, con 110 años de circulación.

El presidente de El Impulso, Carlos Carmona, narró que en noviembre de 2013 acudieron al Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis), siguiendo la sugerencia de diputado Julio Chávez, pues no lograban obtener el CNPC que les permitiría importar los insumos, a pesar de haber entregado todos los requisitos solicitados y tras superar numerosas “trabas administrativas”.

El Indepabis “hizo un informe completísimo de que teníamos papel para dos meses”[4], según explicó Carmona, sin considerar el tiempo necesario para los trámites de la operación de solicitud de divisas e importación. Después de un editorial que exponía el problema, el Milco le otorgó a El Impulso el CNPN en noviembre; de inmediato el diario consignó los documentos en Cadivi para iniciar el trámite y obtener las autorizaciones correspondientes.

Un mes después, a inicios de diciembre de 2013, les fue habilitada la opción de solicitud para la adquisición de bienes en moneda extranjera a través del portal de la antigua Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), gestión que iniciaron de inmediato; en enero de 2014 el trámite tenía por estatus “en observación”. Carmona explicó: “ni siquiera estamos hablando de divisas, es un permiso para poder traer” la materia prima.

Foto: El Carabobeño
Foto: El Carabobeño

Los inconvenientes para la importación de papel prensa provocaron que al menos 16 diarios[5] en Venezuela tuvieran problemas por insumos en el año 2013, algunos de ellos redujeron su paginación, otros su tiraje, y seis dejaron de circular temporalmente o eliminaron la publicación un día a la semana.

La reducción de páginas de los diarios regionales y nacionales lleva consigo una merma en la información a la que tiene acceso la población; generalmente los periódicos con problemas para la adquisición de divisas para importar papel prensa tienen algo en común: son de línea editorial independiente o crítica al gobierno.

 

 

Restringir la libertad de expresión por vías sutiles

El artículo 13 de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos establece que toda persona tiene derecho a la libertad de expresión, y plantea las diversas formas de afectar este derecho de manera ilegítima y menos evidente:

“no se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos[6], de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones”

Los trámites para obtener el CNPN, la Aprobación de Adquisición de Divisas o la liquidación de las mismas, son gestionados por organismos del Estado; por lo tanto el retraso de la venta de moneda extranjera específicamente para la compra de papel prensa es responsabilidad de funcionarios públicos y constituye una violación a la libertad de expresión por medios indirectos.

Adicionalmente las reducciones de paginación o ediciones de periódicos venezolanos han hecho que se limite la libertad de expresión e información de la población, derecho consagrado en el artículo 58 de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela:

“La comunicación es libre y plural, y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura[7], de acuerdo con los principios de esta Constitución, así como el derecho de réplica y rectificación cuando se vean afectados directamente por informaciones inexactas o agraviantes. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir información adecuada para su desarrollo integral”.

Ante la inexistencia de diarios y reducción de noticias en los medios impresos independientes, las personas no tienen la oportunidad de obtener información diversa que permita evaluar la veracidad o imparcialidad de la prensa y medios oficialistas; además la situación viola el Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas[8], sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”

Desde la compra del canal de noticias Globovisión[9], ícono opositor a la gestión de Chávez y de Maduro, la línea editorial ha cambiado favoreciendo la divulgación de información gubernamental, eliminando transmisiones en vivo de declaraciones de líderes de oposición, y reduciendo la cobertura informativa de actos políticos de la Mesa de la Unidad Democrática y de sus miembros.

Esta situación ha contribuido al establecimiento de una línea de comunicación única o “hegemonía comunicacional”[10] en la televisión abierta venezolana; sin embargo, los periódicos independientes siguen mostrando hechos, opiniones y puntos de vista que difieren a los del gobierno, por lo que se han convertido en blanco de hostigamiento verbal[11] con el fin de desprestigiar su labor, descalificaciones que pretenden defender el hostigamiento judicial[12] contra algunos periódicos.

Debido al vacío informativo en la televisión venezolana, el Internet empezó a tomar importancia como fuente de noticias en el país; sin embargo, un 56% de la población[13] no tiene acceso a esta red. En consecuencia la no divulgación de datos de interés a través de los periódicos afecta a la totalidad de las personas que buscan y obtienen información noticiosa únicamente a través de medios de comunicación impresos.

Foto: Colegio Nacional de Periodistas
Foto: Colegio Nacional de Periodistas

La voz de la prensa

Entre los casos de cierre por la escasez de papel prensa está el Diario El Sol, de Maturín, que emitió un comunicado el 27 de agosto anunciando su cese de actividades: “cumple con informar la interrupción momentánea de sus ediciones diarias, ante la falta de material que impide nuestra impresión y que en la actualidad afecta a los medios impresos de la región y el país”.

Vocera del diario La Antorcha admitió vía telefónica que dejaron de circular el 30 de agosto, y el director del periódico, Antonio Briceño, indicó que la suspensión de actividades después de 59 años informando se debe a “la escasez de papel, planchas, películas y otros insumos químicos que son indispensables para la impresión del rotativo”. El diario cuenta con 30 trabajadores y ha sido galardonado con el Premio Nacional de Periodismo.

El Impulso, periódico del estado Lara, informó a través de su editorial del 29 de septiembre que a partir del primero de octubre sólo circularían con dos cuerpos debido a la falta de papel prensa, desde noviembre de 2012 Cadivi no responde a sus peticiones para acceder a los dólares para importar los materiales necesarios para la producción. Igualmente redujeron el uso de color por la imposibilidad de comprar tinta, planchas de impresión y repuestos para las máquinas.

El presidente del periódico señaló que podrían circular hasta el 1 de enero, justo el día en que El Impulso cumpliría 110 años de fundado, “pero de ahí en adelante no sabemos si podremos continuar”[14].

La directora del diario El Caribazo, de Nueva Esparta, explicó a AFP que redujeron el número de páginas de 32 a 16, por dificultades para conseguir insumos. Raúl Trasolini, del diario Los Llanos, declaró a la misma agencia que han eliminado ocho páginas diarias de información, imprimen ediciones de 20 páginas mientras “se está buscando el papel. El proveedor nos dice que ya están por llegar las bobinas”.

Voceros de La Prensa de Monagas declararon “Tenemos reserva, creo que están buscando de dónde no hay para ver si consiguen más”. La Prensa, del estado Anzoátegui, circula “todos los días menos los domingos, debido a la falta de papel, hasta que se resuelva ese problema”; y el Diario Avance declaró que “últimamente la crisis ha sido más fuerte”, pero que continúan trabajando con normalidad.

Por otra parte el diario Versión Final, del estado Zulia, dejó de circular a finales de julio durante dos semanas por no tener materia prima.

Los periódicos no son los únicos afectados: Ediciones Delforn realiza diversas impresiones de papelería y libros, una de sus trabajadoras que solicitó reservar su nombre declaró: “tenemos muchísimos problemas (con el papel) pero estamos trabajando, estamos luchando y hemos tenido que pagar con sobreprecio algunas materias primas (…) Yo soy trabajadora de acá y lo que menos quiero es que salga de circulación, imagínate, me quedo sin trabajo”.

El riesgo de cierre para los pequeños periódicos es alto, la escasez de papel prensa significa un espacio menos para los puntos de vista diversos y opiniones que son necesarios para la construcción de la vida democrática y la vigencia de la libertad de expresión e información de los ciudadanos.

El Estado venezolano no está garantizando que los controles oficiales para la adquisición de papel prensa no sean una medida indirecta de violación a la libertad de expresión; incluso bajo su tutela funcionan los organismos que ralentizan la obtención de dólares para comprar los insumos necesarios para la normal impresión y circulación de los diarios nacionales y regionales.

 

Cronología del cierre

  • 26 de septiembre 2013: Versión Final, del Estado Zulia, dejó de circular durante dos semanas por falta de bobinas de papel para imprimir sus ejemplares, ocasionado por la escasez de divisas que atraviesa el país.
  • 23 de agosto 2013: se anunció que los diarios Caribe y La Hora, del estado Nueva Esparta, dejaron de circular debido a la falta de papel. Igualmente el periódico El Caribazo del estado Nueva Esparta se vio obligado a reducir el número de páginas de 32 a 16 por dificultades para conseguir los insumos para imprimir el diario.
  • 27 de agosto de 2013: El Sol de Maturín, del estado Monagas, emitió un comunicado anunciando su cese de actividades por la falta de material que impide su impresión.
  • 30 de agosto de 2013: el diario La Antorcha, del estado Anzoátegui, dejó de circular después de 59 años, debido a la escasez de papel, planchas, películas y otros insumos químicos necesarios para la impresión del rotativo.
  • 02 de septiembre de 2013: Los Llanos declaró que eliminaron ocho páginas diarias de información, pasando a ediciones de 20 páginas mientras logran adquirir papel periódico. El diario La Prensa, del estado Anzoátegui, informó que se encontraba circulando todos los días excepto los domingos por la falta de la materia prima. La Prensa de Monagas, y la empresa de Ediciones Delform, que realizan diversas impresiones de papelería y libros, manifestaron igualmente sus dificultades para la adquisición de papel.
  • 12 de septiembre de 2013: el Diario de Sucre anunció que no circularían en los próximos días ante la escasez de papel prensa. El Colegio Nacional de Periodistas Seccional Sucre se pronunció al respecto rechazando el “cerco económico a la prensa venezolana”.
  • 29 de septiembre de 2013: El Impulso anunció que a partir del 01 de octubre solo circularían con dos cuerpos debido a la falta de papel prensa. Además indicaron que reducirían el uso de color por la imposibilidad de comprar tinta, planchas de impresión y repuesto para las máquinas. El presidente del diario, Carlos Carmona, resaltó que tenían dos meses esperando por la aprobación del Certificado de No Producción Nacional.
  • 29 de septiembre de 2013: se conoció que el diario Nueva Versión habría tenido que dejar de circular debido a la falta de papel (cierre temporal).
  • 27 de octubre de 2013: el diario El Nacional anunció que el suplemento dominical Papel Literario dejaría de imprimirse y podría leerse exclusivamente en el sitio web por la falta de divisas necesarias para la compra de papel. También señalaron que habían tenido que reducir el número de páginas por falta de papel prensa.

______________________________________________________________________

[1] Gaceta Oficial N° 39980

[2] Institución sustituida por el Centro de Comercio Exterior, Cencoex, en enero de 2014

[3] Distribuidora de papel, tiene 25 años de establecida en Valencia, estado Carabobo.

[4] Espacio Público, 08 de enero de 2014, El Impulso: “nos quieren silenciar”. Recuperado el 09/04/2014 en http://goo.gl/cbKdld

[5] Caribazo, Caribe, Diario Avance, Diario de Sucre, Diario El Clarín, El Espacio, El Diario de Sucre, El Impulso, El Nacional, El Sol de Maturín, Diario Antorcha, La Hora, La Prensa de Monagas, La Región, Los Llanos, Versión final.

[6] Negritas agregadas

[7] Negritas agregadas

[8] Negritas agregadas

[9] Concretada el 15 de abril de 2013

[10] Definida por el ex Ministro de comunicaciones, Andrés Izarra, como una vía “…para el nuevo panorama estratégico que se plantea, la lucha que cae en el campo ideológico tiene que ver con una batalla de ideas por el corazón y la mente de la gente. Hay que elaborar un plan y el que nosotros proponemos es que sea hacia la hegemonía comunicacional e informacional del Estado”

[11] Categoría de violación del derecho a la libertad de expresión e información que registró un aumento de 500% en 2013 comparación con el año 2012

[12] En el 2013 los casos de violaciones a la libertad de expresión en esta categoría, aumentaron 338% en relación con el año 2012.

[13] Freedom House establece en su Informe 2013 que Venezuela tiene una penetración web de 44%; además plantea que los venezolanos acceden a la web para visitar las redes sociales, leer noticias y buscar información. Ver en http://bit.ly/18SGB8T

[14] En abril de 2014 el diario sigue imprimiéndose gracias a gestiones alternas para obtener papel. Aún esperan divisas del Cencoex para realizar la importación de papel prensa.

Comentarios

Comentario

Dejar una opinión